inicio
   Alojamiento privado    Eficiencia energética en hoteles    Laboral - Negociación Colectiva    Imserso    Calidad - normalización    Tarjetas de crédito    Amortización fiscal    I+D    Comercialización    Overbooking    Actividades de nuestros asociados
Un pacto entre CiU y PP, que se aprobará hoy, suspenderá licencias durante seis meses en los barrios más visitados

Tocan el timbre a altas horas de la noche; vómitos en las escaleras; música que no para de sonar; el ascensor continuamente en funcionamiento... Esta es la situación que sufren muchos vecinos de Barcelona que conviven con un apartamento turístico en su comunidad. El Ayuntamiento, tras las reiteradas quejas de entidades vecinales y también del Gremi d'Hotels, ha resuelto finalmente intentar frenar este fenómeno que ha crecido en los últimos años a causa del incremento de turistas que vive la ciudad. Un nuevo pacto entre CiU y PP, que aprobará hoy la comisión de gobierno, paralizará durante seis meses la concesión de nuevas licencias de estos alojamientos turísticos para redactar un plan especial que regule la actividad.

Barcelona cuenta actualmente con 7.480 pisos turísticos registrados. Hace tres años había 2.680. La suspensión de licencias de Ciutat Vella, a través del plan de usos, provocó que acabarán extendiéndose por todos los distritos. Las zonas afectadas por la moratoria serán los puntos en los que más ha crecido el número. Así, se suspenderán las licencias en el Eixample y los barrios de Vi-

LAREGULACIÓN Un plan especial controlará la actividad en aquellos barrios afectados

la de Gràcia, Poblenou, Camp d'en Grassot i Gràcia Nova, Poble Sec, Sant Gervasi-Galvany, Putget-Farró, Clot-Camp de l'Arpa y las inmediaciones del hospital de Sant Pau y de la estación de Sants. "No estamos en contra del turismo, pero sí del descontrol y de los problemas que surgen a causa de los pisos turísticos y albergues que no cumplen las reglas", explicó Alberto Fernández, que presentó la iniciativa.

La intención es que a lo largo de estos seis meses el Ayuntamiento redacte un plan especial que permita controlar la ubicación de nuevos apartamentos e inspeccionar los ya existentes

con el fin de frenar este fenómeno en las zonas que más sufren sus consecuencias. Fernández Díaz aseguró ayer que, al margen de los que funcionan de manera legal, es casi imposible saber el número de apartamentos ilegales que hay en la ciudad. Una denun-

cia que en más de una ocasión ha efectuado el Gremi d'Hotels de Barcelona al considerarlos competencia desleal. El nuevo plan especial, que podría aprobarse de manera inicial a principios de año, incluirá un grupo de inspección que podría

externalizarse. "No puede ser que un distrito como el Eixample sólo disponga de cinco inspectores para todas las actividades", dijo Fernández Díaz. De esta manera, se podría también sancionar o retirar licencias a aquellos pisos turísticos que provocan más conflictos y sean reincidentes. En este punto, el concejal quiso dejar claro que no todos los operadores funcionan impunemente y la mayoría hace las cosas bien.

¿Qué puede pasar una vez esté redactado el plan de usos y alguien quiera instalar un apartamento turístico? En algunas zonas puede suspenderse totalmente la concesión de nuevas licencias, sobre todo en aquellas calles

SANCIONES La regulación podría externalizar la inspección de la actividad

LASDENUNCIAS Un centro de llamadas coordinado con la Guardia Urbana canalizará las quejas

que estén más saturadas, como es el caso del entorno de la Sagrada Família. En otras, puede obligarse a los apartamentos turísticos a ubicarse en un edificio destinado a este fin. Se analizará cada zona y se buscará la mejor solución para garantizar la convivencia. En la actualidad, para abrir un apartamento turístico, o una vivienda de alto rentabilidad como las llaman las inmobiliarias, sólo se debe comunicar al Ayuntamiento y pagar una tasa de 227 euros al año.

En este sentido, el líder del PP explicó que muchas de las denuncias y quejas de los vecinos no pueden ser atendidas por la Guardia Urbana. Así lo corrobora la portavoz de la asociación de vecinos Eixample Sostenible, Charo Martínez, que explica que cuando llega el buen tiempo los problemas en las comunidades de vecinos aumentan sin que sus reclamaciones sean atendidas. Por eso, se propone, entre otras medidas, que los apartamentos turísticos tengan un centro de atención telefónica, coordinado con la Guardia Urbana, para centralizar los problemas. Esto iría más allá del teléfono de 24 horas de que deben disponer todos los apartamentos turísticos.

El plan también incluirá mecanismos para informar a las comunidades de vecinos de que con una simple modificación de estatutos pueden impedir la ubicación de un piso turístico en su comunidad. Otra de las medidas será reclamar las competencias sobre albergues de juventud, que están incrementando su presencia en las calles, y que sorprendentemente están en manos del Consell Comarcal del Barcelonès.

SILVIA ANGULO Barcelona

ANA JIMÉNEZ

Fuente: La Vanguardia



| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC