inicio
   Alojamiento privado    Eficiencia energética en hoteles    Laboral - Negociación Colectiva    Imserso    Calidad - normalización    Tarjetas de crédito    Amortización fiscal    I+D    Comercialización    Overbooking    Actividades de nuestros asociados
Las inspecciones tras las protestas en la Barceloneta casi igualan las de todo el mandato

Nueva prueba de que Xavier Trias sólo actúa cuando la calle le vocifera al oído. El gobierno de Barcelona ha inspeccionado más pisos turísticos en la última semana que en los dos últimos años. El número de registros casi iguala, incluso, los realizados en los más de tres años que llevamos de mandato.

El Consistorio supervisó entre el 25 y el 31 de agosto 900 apartamentos turísticos en Ciutat Vella en el marco del plan de choque que Trias decidió activar para intentar aplacar la ira de los vecinos de la Barceloneta. A lo largo de todo 2012 y 2013 el Ayuntamiento únicamente había inspeccionado 778 de estas viviendas en toda la ciudad. Y se alcanzan los 1.080 registros teniendo también en cuenta el año 2011, en el que CiU llegó a la Alcaldía.

Así se desprende de un informe que el gobierno municipal presentará el miércoles en la comisión extraordinaria forzada por la oposición para reprobar su gestión del modelo turístico. El documento, al que este diario ya ha tenido acceso, evidencia la escasa implicación que Trias ha tenido hasta el momento para controlar exhaustivamente la actividad de los apartamentos arrendados a visitantes para pasar sus vacaciones.

El alcalde actúa como si hubiese descubierto este verano los problemas que la proliferación de apartamentos ilegales está causando. El alcalde concedió 4.300 nuevas licencias entre 2012 y 2013, pero no incrementó el control para velar por el correcto funcionamiento de los nuevos establecimientos.

En ninguno de los años precedentes se habían alcanzado ni las 400 inspecciones. El gobierno hizo 302 en 2011, 379 en 2012 y 399 en 2013. Sin embargo, en lo que llevamos de 2014 los técnicos municipales ya han supervisado 1.254 inmuebles para comprobar que tienen licencia y no incurren en ninguna irregularidad.

La apresurada acción que el gobierno de Barcelona decidió llevar a cabo tras las protestas de la Barceloneta se ha concentrado especialmente en el rebelde barrio, donde se han realizado 456 de las 900 inspecciones que han tenido lugar en Ciutat Vella en la última semana de agosto. La supervisión ha conllevado 47 órdenes de cierre, lo que implica que algo más del 10% de los inmuebles registrados operaban irregularmente como apartamentos turísticos. De ellos, 14 ya han acatado la clausura y dejado de funcionar.

En su informe, el gobierno municipal destaca la «dificultad» de conseguir que los expedientes sancionadores abiertos acaben prosperando por la necesidad de recabar pruebas concluyentes que avalen la orden de cierre. Los datos ofrecidos por el Consistorio en su análisis así lo indican, puesto que de los 1.952 expedientes que el Ayuntamiento ha abierto a pisos turísticos desde 2007, 623 fueron archivados.

La escasa supervisión llevada a cabo en los últimos años también se explica por el débil cuerpo de funcionarios que Trias destina para controlar los negocios de pública concurrencia. Tal y como reveló ayer este diario, el Consistorio sólo cuenta con 74 técnicos municipales dedicados al registro de todo tipo de negocios vinculados con el sector turístico, léase bares y terrazas, discotecas, hoteles o los propios apartamentos que ahora se encuentran en el punto de mira. A principio de mandato eran 80 los funcionarios dedicados este cometido, pero el alcalde ha rehusado reponer las bajas que se han ido produciendo en los diferentes distritos, siento el de Ciutat Vella el más afectado con la pérdida de tres de estos empleados dedicados a la supervisión.

Finalizado este plan de choque, Trias deberá buscar opciones si pretende mantener el ritmo de inspecciones y la externalización de parte del servicio de supervisión está sobre la mesa.

El trabajo es ingente. El Ayuntamiento habla en su informe de 9.800 pisos turísticos con licencia. Y estima que hasta otros 8.000 pueden estar operando ilegalmente en la ciudad.

Fuente: El Mundo

http://www.elmundo.es/cataluna/2014/09/02/5404cf8322601dbc1c8b456b.html?a=a973e1b69b008962d11e5798b0460e1c&t=1409642305

| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC