inicio
Santander, 22 oct (EFE).- La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha lamentado hoy que se ha "mal acostumbrado" al cliente ya que, con las ofertas de última hora, quien compra más tarde lo hace también más barato y, frente a ello, aboga por no prestar servicios por debajo del coste.
"El empresario no debe avergonzarse de ganar dinero", ha considerado el secretario general de la CEHAT, Ramón Estalella, en una mesa redonda del I Congreso Internacional de Calidad Turística, que se celebra en Santander.
 
Estalella ha aseverado que "el problema" es que "en los últimos cinco o seis años" se ha producido un aumento de la contratación a última hora y ha manifestado que, sobre todo en el ámbito vacacional, el sector hotelero ha pasado de caracterizarse por la demanda a ser "un mercado de oferta".
 
Así, según ha comentado, si se pregunta hoy a un hotelero que ocupación tendrá en su establecimiento dentro de una semana podrá dar unas cifras "con un grado de precisión relativa", mientras que si se contesta a la misma cuestión con un mes de anticipación los datos posiblemente no se parecerán a los reales y en seis meses "es imposible" acertar.
 
Ha alertado por ello de que se ha producido "una españolización" del mercado, ya que los clientes se han acostumbrado a "comprar tarde".
 
"Nos hemos acostumbrado a que el cliente que compra más tarde lo haga más barato y mejor", ha lamentado Estalella.
 
A su juicio, a esa situación ha contribuido la idea tradicional de los hoteleros que pensaban que había que vender las camas "a toda costa", aunque sea con ofertas de última hora.
 
"Eso lleva a que el que compra el último compra mejor, y si eso ocurre, ¿para qué adelantar la reserva?", se ha preguntado este portavoz, que ha insistido en que se está acostumbrando al cliente en esta "educación negativa de precios".
 
Frente a ello, ha defendido que el precio no es "la única herramienta de marketing" y ha opinado que quizás habría que empezar a implantar políticas de "discriminación" como las que ya existen en Estados Unidos, optando a más o menos servicios en función de la cantidad que se paga.
 
El secretario general de CEHAT ha abogado por diversificar los canales de comunicación de los negocios hoteleros para consolidar una mejor política de precios, y ha insistido en que hay que buscar una "mayor segmentación" del mercado porque "el cliente no es único".
 
"El negocio de los hoteleros ha cambiado. Estamos ante nuevos retos, nuevos tiempos y con el compromiso general de no disminuir la calidad", ha sentenciado.
 
El secretario general de la Federación Española de Hostelería (FEHR), Emilio Gallego, ha hecho hincapié en que en el sector de la restauración ha aparecido un nuevo cliente, que no quiere ser tratado de forma "estandarizada", sino como alguien especial.
 
Gallego ha agregado que esa clase de usuario es "impaciente", pero no "fiel". "Estará con la empresa en un momento de consumo determinado, pero no cuando ejerza otros roles", ha advertido.
 
El secretario general de la FEHR ha recalcado que el sector debe "empezar a entender" esto y adaptarse, de modo que a ese cliente que no es fiel "habrá que atenderlo en momentos distintos con criterios diferentes".
 
Este portavoz ha señalado que a ese nuevo perfil le preocupa la calidad y la seguridad, por lo que un establecimiento debe "tener asumida una cultura de calidad" que "ayuda a minimizar los elementos de riesgo".
 
El presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas (AEDAVE), José Manuel Maciñeiras, ha coincidido en que la calidad es "imprescindible" en el turismo y ha resaltado el impacto de las nuevas tecnologías, un fenómeno que ha generado unas "nuevas necesidades".
 
Maciñeiras ha dicho que el avance tecnológico, unido al aumento del poder adquisitivo, son circunstancias que "cambiarán el modelo de gestión" en turismo.
 
El presidente de la Asociación para la Calidad del Turismo Rural, Jesús Blanco, ha destacado que las nuevas tecnologías "modifican las condiciones" en que compiten los alojamientos rurales.
 
Blanco ha remarcado que los alojamientos rurales se enfrentan "a una potencial amenaza": la competencia de establecimientos que tratan de ofrecer servicios similares.
 
Ha instado a "combatir la competencia ilegal" y a defender los productos "con rasgos diferentes" y "calidad certificada".
 
 
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC