inicio
A tres semanas de la Asamblea General de HOTREC en Roma y a dos meses de las elecciones al Parlamento Europeo, en Bruselas se respira lo que podría llamarse una calma tensa, sólo alterada por la visita ayer del ilustre Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.
Y es que este año no sólo renovamos el Parlamento a finales de Mayo sino que en Noviembre tendremos nuevo Presidente de la Comisión y 28 nuevos Comisarios. El Parlamento Europeo está casi desierto. Sus señorías ya han empezado sus particulares precampañas y aquellos que saben que no repetirán ya hace semanas que no se dejan ver por la casa. Los temas importantes ya están resueltos o a la espera de la elección del nuevo Parlamento y de la nueva Comisión Europea. De los temas que afectan a la hostelería hemos visto como, después de años mareando la perdiz, se han resuelto o encaminado la futura Directiva sobre gestión de derechos de propiedad intelectual, la revisión de la futura Directiva de viajes combinados y la futura Directiva sobre protección de Datos. No puedo más que mostrar mi satisfacción por cómo se han resuelto las dos primeras. Y créanme que no ha sido fácil. Por supuesto que siempre se podía conseguir que se pareciesen más a lo que nosotros proponíamos, pero ninguna de las dos piezas legislativas se alejan demasiado de nuestras demandas. En el caso de la Directiva de gestión de propiedad intelectual hubiésemos deseado que hubiese incorporado el concepto de ventanilla o pago único con un tope predeterminado pero es justo reconocer que la nueva Directiva facilita la transparencia tan solicitada en la fijación de los precios a la vez que facilita un sistema de resolución arbitral de las diferencias. De igual forma, en la Directiva de viajes combinados, votada en primera lectura en el Parlamento Europeo y que todavía debe negociarse con el Consejo, hubiésemos preferido que para que se considerara paquete turístico el porcentaje que significa el otro servicio turístico que se presta junto con el hospedaje fuese más alto que un 25% del total del paquete, pero es justo reconocer que se incorporan conceptos como servicios subordinados o accesorios que no computan como servicio turístico a los efectos de consideración del paquete, facilitando así la exclusión de los hoteles del ámbito de la Directiva en la mayoría de los casos, tal y como habíamos defendido. En el caso de esta futura Directiva repito que todavía el Parlamento debe negociar con el Consejo y todavía no podemos cantar victoria. Desgraciadamente, no podemos estar tan contentos en relación a la futura Directiva de Protección de datos. Si bien la propuesta de la Comisión Europea excluía a las pequeñas y medianas empresas de la obligación de tener en plantilla a un encargado de supervisar el trato de los datos personales, la votación en primera lectura del Parlamento se ha cargado tal excepción condicionando ésta a un numero de entrada de datos que sólo excluiría de tal obligación a un 1% de las empresas europeas. Un auténtico desastre. Esta resolución debe ahora (al igual que la de los viajes combinados) negociarse con el Consejo y es allí donde esperamos que se corrija el desaguisado que supondría unos costes innecesarios para las pequeñas y medianas empresas europeas. Y con este escenario llegaremos a Roma, donde celebraremos una Asamblea General, que se centrará en cómo debemos hacer frente al intrusismo del alojamiento turístico en propiedades privadas promovidas por plataformas como Airbnb o Alterkeys. Esta cuestión está levantado ampollas en toda Europa, incluso en aquellos países que hace seis meses no aseguraban en la Asamblea General que celebramos en Atenas que el alojamiento privado para uso turístico no representaba ningún problema en su país ni preveían que lo hiciese en un futuro. A día de hoy, el número de camas ofrecidas en este tipo de alojamiento ya es el doble que el número de plazas hoteleras en Europa. Cometeríamos un gran error si basamos nuestra estrategia exclusivamente en la competencia desleal que este tipo de alojamiento significa a la hostelería. Hay que ir más allá. El alojamiento privado para uso turístico ya ha causado más de un disgusto a los derechos de los consumidores. También hay que hacer hincapié en el hecho de que la decepción que los turistas puedan tener por la mala calidad de los citados alojamientos afectará negativamente a la experiencia del viaje en su conjunto. De allí que es en interés de todos los subsectores del turismo: restaurantes, transportes, comercios poner fin a este tipo de alojamiento. Si se cree que el alojamiento no reglado es sólo un problema de los hoteles es que no se ha entendido nada. La calidad de nuestros destinos está en juego. Por último una puntualización. En relación a las citadas plataformas de comercialización de alojamiento privado para uso turistico, no se dejen embaucar con la teoría de la economía compartida de los happy flowers… No estamos hablando de un intercambio de casas sin ánimo de lucro. Se trata de negocios realmente rentables que funcionan como autenticas agencias de viaje online, eso sí, sin estar sujetas a la regulación que afecta a estas.
Napoleón Bonaparte afirmó en una ocasión que las batallas con las mujeres son las únicas que se ganan huyendo. Sin entrar a valorar la afirmación napoleónica, Dios me libre, lo único que puedo asegurarles es que esta batalla la ganaremos siempre que lleguemos a tiempo a pelearla.

Por Didac García Carreté, Director de CEHAT de Asuntos Europeos
 
 
Markus Luthe, Secretario General de los hoteleros alemanes, y Didac García Carreté.
Markus Luthe, Secretario General de los hoteleros alemanes, y Didac García Carreté.
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |