inicio
   Alojamiento privado    Eficiencia energética en hoteles    Laboral - Negociación Colectiva    Imserso    Calidad - normalización    Tarjetas de crédito    Amortización fiscal    I+D    Comercialización    Overbooking    Actividades de nuestros asociados
En los últimos años han proliferado una serie de plataformas online que permiten ofrecer experiencias turísticas en destino entre particulares. Una persona se promociona como guía local para ofrecer un servicio a un viajero que quiere conocer un lugar fuera de los circuitos tradicionales. Las propuestas son muy variadas, desde rutas gastronómicas, culturales y deportivas a recorridos de compras y tours fotográficos, entre otras. Buen ejemplo de este tipo de plataformas son Vayable o Trip4real, creadas ambas por jóvenes emprendedoras.

El funcionamiento de estos portales es sencillo. El ofertante sube su propuesta a la web, de manera gratuita, con una descripción de la misma y una serie de imágenes, y él mismo establece el precio y su duración. Por cada experiencia reservada, deberá abonar una comisión a la plataforma, generalmente del 15%. No hay ningún tipo de intermediarios, el portal sólo interviene para asegurar unos criterios de calidad, con una supervisión de la oferta y sus contenidos antes de ponerla a disposición de los usuarios.

Vayable fue constituida en 2010, en San Francisco, por Jamie Wong, que convirtió su pasión y afición en su profesión, ya que con frecuencia asesoraba a sus amigos y conocidos en sus planes de viaje. Más tarde incorporó un socio para el desarrollo técnico, el diseño y la tecnología necesaria. Ahora ofrece más de 2.500 experiencias de viaje en más de 600 ciudades, incluyendo algunos destinos españoles.

Trip4real echó a andar en Barcelona, en febrero de 2013, de la mano de su fundadora Gloria Molins, con una inversión inicial de 20.000 euros,  a los que más tarde sumó un préstamo de 70.000 euros concedido por un acelerador de este tipo de proyectos, y en junio de ese mismo año se incorporaron, como socios, el chef Ferrán Adrià y el publicista Toni Segarra, con una aportación de 150.000 euros.

 
En la actualidad Trip4real ofrece más de 2.000 actividades en toda España y cuenta con más de 5.000 usuarios. La web ofrece servicios en todas las provincias españolas y sus principales usuarios, por orden de importancia, se encuentran en Barcelona, Madrid, Girona, Sevilla y Valencia. Por el momento no está presente a otros países, explica la portavoz de la empresa y responsable de Producto, Anna Cañadell, pero no lo descartan, “creemos que al final de año podemos llegar a otras capitales europeas”. La firma prevé superar las 5.000 actividades en este ejercicio y triplicar el número de usuarios.

En sólo un año de funcionamiento, la plataforma ha conseguido un lugar destacado en el mercado español, aunque su facturación es todavía muy discreta, según explican desde la misma, ya que en estos meses se han centrado principalmente en la captación de  colaboradores.

La entrada en acción de estas plataformas ha puesto en el mercado nuevas propuestas de ocio y nuevos modos de comercializarlas, pero “no nos consideramos nuevos competidores. Ponemos en contacto a gente que comparte pasiones y aficiones”, explica la portavoz de Trip4real. Destaca que incluso han realizado colaboraciones puntuales con hoteles y agencias de viajes y ambos “nos ven como una canal de actividades, no como una agencia”, añade.

Admite que en su inicio, “los guías oficiales se nos echaron encima, pero al final se han unido a nosotros. Para ellos es un canal más de venta, donde darse a conocer y compartir sus conocimientos con viajeros de todo el mundo. No pueden vernos como competidores”, señala Cañadell.

Gerardo Rappazzo Amura, vicepresidente de APIT Madrid, la asociación de guías profesionales de turismo de esta comunidad autónoma, reconoce que existen guías oficiales que prestan sus servicios a través de estos portales. “Al ser profesionales autónomos, cada uno es dueño de ofrecer sus servicios donde quiera y como quiera”. Pero considera que existe un problema de competencia desleal porque “los guías oficiales de turismo pagamos nuestra Seguridad Social, nuestros impuestos y no podemos competir contra personas que no tienen que hacer frente a estos pagos”.

Desde Trip4real reconocen que al emprendedor no se le exigen determinados requisitos laborales, como que esté cotizando, “porque nosotros no podemos controlarlo”. Pero pueden aconsejar, y si, por ejemplo, observan que alguien tiene muchas reservas, se le indica la conveniencia de registrarse como profesional autónomo.

Definir responsabilidades

Una delicada cuestión que diferencia a estas webs P2P de un operador turístico tradicional es el establecimiento de responsabilidades en caso de un incidente. Según Anna Cañadell, Trip4real dispone de un seguro general, pero aclara que cada emprendedor es responsable de sus actividades. En el caso hipotético de que uno de sus colaboradores no apareciese en una cita concertada con el cliente, cuando éste ya ha abonado su actividad, “la empresa responde, tenemos una política de cancelación tanto para el viajero como para la persona local”, aclara Cañadell, y en estos casos se le ofrece otra actividad o bien se le devuelve el dinero.

Sin embargo, según apunta Rappazzo, “estos portales son como un cajón de sastre, se pueden encontrar guías cualificados, pero también personas sin ningún tipo de cualificación, que simplemente se ofrecen para hacer un trabajo”. A su juicio, se puede originar cierta conflictividad en relación a la defensa de los consumidores: “si hubiera algún problema, nadie les protege respecto al tipo de servicio recibido”.

En el caso de los guías profesionales, explica el vicepresidente de APIT Madrid, al estar registrados en los organismos pertinentes, el cliente puede presentar una reclamación por un servicio que no se ha prestado adecuadamente o por un comentario que no le ha gustado. En el caso de esas web “es un acuerdo entre particulares y no se puede reclamar en ningún sitio”.

Así lo reconoce también Marián Díaz, portavoz de la organización de consumidores Facua-Madrid. Asegura que agrupaciones como la que ella representa no pueden intervenir en este tipo de actividades, ya que su misión es defender los intereses de los particulares frente a las empresas, pero no pueden representar a los usuarios cuando conciertan servicios entre ellos mismos. No obstante, reconoce una “dudosa legalidad” en este tipo de actividades, ya que al ser un acuerdo entre particulares no se acogen a la Ley de General Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Fuente: Hosteltur

http://www.hosteltur.com/151680_compartir-experiencias-turisticas-destino-particulares.html

| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC