inicio
Por Luis del Olmo
Según los expertos, la evolución del turismo español, que figura entre los valores más seguros y constantes de nuestra actividad económica, va a sufrir una caída en este año, debido a la crisis y al descenso de la demanda interna. Desde "Exceltur", la "Alianza para la Excelencia Turística", se le pide al Gobierno que adopte medidas urgentes, al tiempo que critican una posible subida del IVA.
 
Algunos datos recientes, que alertan sobre lo que se nos viene encima, los tenemos en la bajada del turismo, en un 10 por ciento, durante la Semana Santa sevillana, o la subida de las tasas de los aeropuertos, o la caída en general de la ocupación hostelera, o la crisis del turismo rural. Y, además, ha caído el turismo interno, y son muchos los españoles, como denunciaba el gran Jovellanos, que siguen siendo extranjeros en su propio país. ¿No podría, no debería el Gobierno fomentar el conocimiento de España por parte de los españoles, algo que va más allá de unos días de vacaciones o de asueto, y que es una fórmula para conocernos mejor, para sentirnos más cercanos, para compartir lo bueno y lo llamativo y lo singular que tiene y cuida y atesora cada comunidad autónoma? ¿Se han fijado muchas veces, en las grandes rutas españolas, en el Camino de Santiago o en los andurriales de los Pirineos o en la costa Mediterránea cómo son los extranjeros quienes aleccionan a los españoles sobre las maravillas que la vida nos va a ofreciendo en una puesta de sol, en una cala, en una taberna, en un espectáculo? Pues bien: esos turistas, y sus hijos, debido a los precios, y también a causa de una mayor estabilidad de destinos competidores, como Túnez o el Caribe, es probable que algún día cambien de destino y de costumbres...
 
Por lo demás, estamos advertidos de que debemos cuidar la gallina de los huevos de oro, ese turismo que trajo divisas y libertad, que nos enseñó nuevas costumbres y que nos mostró otros mundos. Un turismo que ayuda a entender la transición política a la democracia española. Y un turismo, en fin, al que, pese a las advertencias actuales (que nos tomamos muy en serio)... le auguramos y deseamos larga vida. Pero para ello hay que trabajar seriamente, poner la mano en el arado, y dejarnos de debatir si son podencos o son mastines los que nos atacan. Es la riqueza de la realidad la que viene con sus nuevas ofertas, y hay que responder desde la gran experiencia del turismo español. 
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC