inicio
Todos hemos oído hablar que en China crisis y oportunidad es la misma palabra. Albert Einstein dijo en una ocasión “la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos, es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”
Estos tres años de crisis económica que tan profundamente han afectado al sector hotelero nos ha enseñado que no a todos les ha afectado por igual y que incluso ha habido empresas que se han fortalecido frente a otras que ven derrumbarse sus estrategias y su sostenibilidad. Muchos han lanzado mensajes solicitando la intervención de las Administraciones Publicas aportando más dinero para seguir haciendo las cosas de la misma forma. Pero, sinceramente, cuáles son las lecciones que debemos aprender
 
1.-   Esta crisis ha provocado la revisión de las formas tradicionales de entender la financiación de las empresas, las estrategias comerciales y la búsqueda de nuevos mercados al fallar algunos segmentos de población que considerábamos consolidados. La llegada de rusos, sudamericanos, los ni-ni, los mayores, programas de accesibilidad están teniendo gran éxito.
 
2.-   Las empresas son mucho más eficientes en costes, revisando salarios y partidas de gasto que no tenían repercusión positiva en la cuenta de resultados. El tema energético, el agua, el equipo de mantenimiento, la ornamentación y hasta las comisiones en compras, todo ha sido revisado
 
3.-   La crisis ha permitido que nos planteáramos de forma más profunda la conocida frase “ El turismo aguanta todo” viendo que, a pesar de ser una industria muy sólida, si queremos competir globalmente debemos modernizar las formas de gestión y los productos turísticos. Han aparecido muchas empresas innovadoras que han encontrado un hueco de mercado para facilitar a las empresas consolidadas su transformación para su supervivencia. Se ha creado nuevo empleo, han aparecido nuevas especialidades.
 
4.-  Se ha producido un parón en la construcción y apertura de nuevos hoteles en zonas de oferta saturada y/o en nichos de mercado cuya capacidad era desproporcionada para la realidad del mercado
 
5.-   La valoración de los hoteles y las empresas hoteleras ya no es por el valor del inmueble y su coste de construcción, sino por la capacidad de generación de ingresos y la rentabilidad a medio plazo, lo que ha provocado un esfuerzo en la mejora de la rentabilidad vía elección de los diferentes canales de comercialización e inversiones bien planificadas atendiendo a la previsión de generación de GOP
 
6.-  Ha producido la concentración de esfuerzos en compras y una mayor eficiencia en comercialización vía acuerdos entre empresas, subcontratando y externalizando servicios más eficientes que las plantillas propias de los hoteles. Cuánto dinero gastado en webs inoperativas, motores de reservas, compras a distribuidores sin hacer estudios previos de productos similares a costes más competitivos.
 
7.-  Es importante destacar que muchos hoteles están obteniendo ingresos fuera del simple servicio de alojamiento y restauración, y se están explorando nuevas vías de ingresos cruzados que antes no se planteaban. Asimismo, el interés creciente en políticas de yield management y gestión alternativa de modelos obsoletos de ingresos que al final sólo produce costes, hacen que con menos ocupación o precio medio, seamos más rentables que antes con un mayor número de pernoctaciones.
 
8.-  Los proveedores de todo tipo han reorientado sus productos a que sean más especializados para nuestro sector, con menores costes y mucho más eficientes. La alimentación, bebidas, envases, lencería, mobiliario, colchones, iluminación, y casi todo lo demás, se han tenido que adaptar a las nuevas circunstancias, y están triunfando productos que ahorren costes, tengan mayor durabilidad o sean de mayor calidad con menor inversión añadida.
 
Podríamos analizar muchas más ventajas de la crisis. Es el momento de seguir apostando por esta Industria, no podemos perder lo ya ganado, pero nuestros competidores son cada vez mejores, y no nos queda más remedio que superarlos. Internet ha producido una competencia global, ya no compite un hotel con otro, competimos con pisos ilegales, competimos con destinos y actividades impensables hace simplemente un lustro, competimos ya no sólo por precio, sino por producto, posicionamiento o simpatía de nuestros pasados clientes que lo reflejan en las redes sociales. Muchas nuevas oportunidades, nos han obligado a pensar, y es el momento de seguir trabajando duro, pero a lo mejor, de otra forma.
 
Terminaría diciendo que siempre me gusto la frase del gran Henry Ford pues dijo “Cuando todo parece estar en tu contra, recuerda que para levantarse, los aviones necesitan ir en contra del viento y no a favor de éste
 
Ramón Estalella
2013
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC