inicio
A casi nadie se le escapa que del 11 de Junio al 11 de Julio se celebrará por primera vez en el continente africano el Mundial de fútbol. España, como casi siempre, llega como una de las favoritas a la cita mundialista. Esta vez, lo hacemos incluso con la vitola de campeones de Europa. Los Casillas, Puyol, Sergio Ramos, Xavi, Iniesta, Torres, Villa y compañía nos pueden dar una gran alegría y de paso ofrecernos una de las mejores medicinas para salir de la crisis. No bromeo. Se imaginan lo bien que nos iría el preciado trofeo para insuflar de ánimos a una sociedad que desayuna, almuerza, merienda y/o cena con malos datos económicos y peores perspectivas.
 
No puedo más que agradecer las palabras del economista y escritor Alex Rovira, quien en su brillante ponencia sobre marketing interno, comunicación, publicidad y talento empresarial, dentro del marco del Congreso de Empresarios Hoteleros que se celebró en Santiago de Compostela del 19 al 22 de Mayo, nos explicó cómo la crisis se autoalimenta. Cada vez que hablamos de crisis, infundiendo desánimo, desconfianza e inseguridad a nuestros interlocutores, estamos damos un paso atrás para salir de ella. La botella hay que verla siempre medio llena. Con actitud positiva e ilusión, que deberíamos intentar contagiar a nuestros trabajadores y colaboradores, podremos afrontar con más garantías cualquier coyuntura adversa.

Llegados a este punto, mi tarea no es fácil. Hay que ser muy optimista, para informarles de ciertas actuaciones del legislador comunitario y poder llegar, con suerte, a divisar la botella. Es incomprensible la falta de rigor de la Comisión Europea en sus estudios del impacto económico que tendrán sus propuestas legislativas.

La propuesta de Reglamento sobre etiquetado alimentario no es una excepción. Si la citada propuesta fuera aprobada en su redactado original, los hoteles, restaurantes, cafeterías y establecimientos similares nos veríamos obligados a cumplir con un sinfín de requisitos de información alimentaria: denominación del alimento; lista de ingredientes; cualquier ingrediente que pudiera causar alergias; cantidad neta del alimento; fecha de caducidad; declaración nutricional; nombre del fabricante o del envasador etc. cuyos costes económicos serían catastróficos para nuestro sector.

Desde Enero del 2008, cuando la Comisión Europea publicó su propuesta de Reglamento, la pelota está en el tejado del Parlamento Europeo. Dos años más tarde, el pasado 16 de Marzo del 2010, tuvo lugar la primera votación sobre las enmiendas presentadas a la conflictiva propuesta de Reglamento. Esta votación tuvo lugar en la Comisión de Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo. Es importante tener claro que sólo los eurodiputados que forman parte de esta comisión parlamentaria tuvieron derecho a votar (aprobar o rechazar) las enmiendas presentadas al Reglamento propuesto por la Comisión. El texto saliente de la votación se someterá a la aprobación definitiva del Pleno del Parlamento Europeo en su sesión del 14 al 16 Junio.

No se asusten. Hay motivos para ser optimistas. El resultado de la primera votación nos fue favorable ya que excluye la comida no pre-envasada (la servida en restaurantes y hoteles) del ámbito de aplicación de la Regulación con la excepción de los alérgicos y de la comida “estandarizada” servida por cadenas de alimentación.

En cuanto a los alérgicos se tratará de una simple indicación que el consumidor puede recibir información al respecto si así lo desea. Cada país podrá regular como estime más conveniente cómo y dónde deberá realizarse la indicación sobre alérgicos.

Y ¿qué pasa con la “comida estandarizada” servida por cadenas de alimentación? Inesperadamente, salió adelante le enmienda 360 a propuesta de los Grupos de los Verdes e Izquierda Radical, que obliga a las cadenas de alimentación que sirvan comida estandarizada a indicar en el envoltorio donde se sirve la comida: el nombre, ingredientes, alérgicos, país de origen de la comida, así como una declaración nutricional.

Si fuera de los que ven la botella medio vacía, les alertaría que todavía no existe una definición de “comida estandarizada”, y que dependiendo de la definición que el legislador comunitario le diera a “comida estandariza”, la enmienda 360, en caso de aprobarse, podría afectar a los “lunch packs” de los hoteles, caterings, etc... También haría hincapié que todas las enmiendas introducidas en la primera votación que nos han sido favorables pueden ser rechazadas por el Pleno. Pero no lo haré. Predicaré con el ejemplo.

Las reuniones que CEHAT y FEHR hemos mantenido con distintos eurodiputados españoles me hacen ver la botella medio llena. Estoy convencido que el Pleno ratificará las enmiendas que nos son favorables y rechazará la enmienda 360 sobre comida estandarizada, evitando así lo que hubiera significado una sangría para nuestro sector. Y hablando de botellas, vayan poniendo varias de cava en la nevera porque el 11 de Julio del 2010 seremos campeones del Mundo en el “Soccer City Stadium” de Johannesburgo. Y si no la ganamos nosotros, que lo haga un país cuyos ciudadanos llevados por la alegría decidan pasar sus vacaciones en España…
 
Didac García Carreté, Director de asuntos europeos 
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC