inicio
El Director de Asuntos Europeos de CEHAT, Didac García, analiza las nuevas legislativas propuestas por las instituciones comunitarias sobre el sector hostelero. Las principales novedades afectarían al etiquetado alimentario, al sistema de clasificación hotelera armonizado con criterios y procedimientos comunes a nivel europeo y a la Directiva marco que regulará los derechos de los consumidores. Esta futura Directiva podría hacer cambiar radicalmente el actual sistema de reservas de los establecimientos hoteleros.
La llegada de la primavera ha coincidido con una mayor producción del legislador europeo, al menos, en lo que afecta al sector de la hostelería. Para ir por partes y no marearles tampoco con tecnicismos, se han producido novedades en relación al etiquetado alimentario, clasificación hotelera o la futura directiva de consumidores. Todo ello sin perder de vista, que la presidencia húngara de la Unión Europea, primer semestre del 2011, tiene como prioridad la implementación del Acta del Mercado Único, o la consulta de la Comisión Europea sobre el futuro régimen del IVA, cuestiones que también nos afectarán de pleno en un futuro no muy lejano.
 
Desde el año pasado, teníamos la propuesta de Reglamento sobre etiquetado alimentario en el Consejo de la Unión Europea. Tal y como les he ido contando en mis artículos, si la citada propuesta fuera aprobada en su redactado original, los hoteles, restaurantes, cafeterías y establecimientos similares nos veríamos obligados a cumplir con un sinfín de requisitos de información alimentaria: denominación del alimento; lista de ingredientes; cualquier ingrediente que pudiera causar alergias; cantidad neta del alimento; fecha de caducidad; declaración nutricional; nombre del fabricante o del envasador etc. cuyos costes económicos serían catastróficos para nuestro sector. En pocas palabras, nos veríamos obligados a dejar de usar productos frescos en nuestras cocinas, y dedicarnos a calentar productos preenvasados que ya nos proporcionaran toda la información que se nos solicitaría. El buen juicio del Parlamento Europeo en primera lectura, así como la actual posición común alcanzada por el Consejo el pasado 21 de Febrero, nos hacen prever que la comida no pre-envasada no se verá sometida a los requisitos de información mencionados, a excepción de la información sobre los alérgenos.
 
Una vez alcanzada la posición común en el Consejo, la propuesta de Reglamento volvió al Parlamento Europeo para su aprobación en segunda lectura. Desde esta tribuna me gustaría agradecer al eurodiputado Andrés Perelló, integrante de la Comisión de Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, encargada de debatir y modificar el dossier antes de su votación en el Pleno, por haber introducido una enmienda a la posición común del Consejo, en consonancia con los intereses de la hostelería española. La citada enmienda sostiene que la decisión sobre si adoptar medidas con respecto a los "alimentos no envasados", incluyendo los potenciales alérgenos, debe continuar siendo una competencia de los Estados Miembros de acuerdo con el principio de subsidiariedad.
 
Nuestra oposición a una regulación europea que nos obligara a dar información sobre alérgenos, se basa en que la provisión de información con respecto a la "alimentos no envasados", como puedan ser las comidas preparadas y servidas por restaurantes a nivel local, no debería regularse a nivel de la Unión Europea, puesto que no tiene ninguna repercusión en el funcionamiento del mercado interno. Cada país debería poder regular, como estime más conveniente, cómo y dónde deberá realizarse la indicación sobre alérgicos. Además, en el caso de los "alimentos no envasados" es de facto imposible ofrecer información detallada y fidedigna sobre los potenciales alérgenos de todos los productos. El etiquetaje sobre alérgenos potenciales podría ser, además, engañoso ya que la posibilidad de contaminación cruzada no puede excluirse en los establecimientos en los que el área disponible para procesar los alimentos es limitada, que son la mayoría de las cocinas de restaurantes y hoteles españoles. Les mantendré informados de cómo se pronuncia el Parlamento Europeo en segunda lectura y si existe acuerdo con el Consejo para sacar adelante esta propuesta de Reglamento que podría cambiar radicalmente la restauración, al menos, tal y como la entendemos hoy en día.
 
No menos importante para nuestro sector fue la presentación en el Parlamento Europeo de la Hotelstars Unión, el sistema de clasificación hotelera que ya se aplica en 10 países europeos. La colaboración de estos países ha proporcionado un sistema de clasificación hotelero armonizado, con criterios y procedimientos comunes en los países participantes. La Hotelstars Union mejora la reputación y la calidad de la industria hotelera de los países miembros con una mayor transparencia y seguridad para los huéspedes, facilitando así la comercialización del hotel. En España, la CEHAT ha liderado el trabajo de un grupo de expertos, representativos de todas las zonas geográficas de España así como de la tipología de hoteles, que se ha encargado de "ajustar/españolizar" los criterios y los baremos de la Hotelstars Union. Como en España la competencia sobre clasificación hotelera está transferida a las Comunidades Autónomas, deberán ser éstas las que decidan si desean modernizar sus actuales normativas teniendo en cuenta el modelo que le propondrán los hosteleros de su zona, o por el contrario, desean vivir ignorando la armonización de la clasificación hotelera a nivel europeo. En este supuesto, la Unión Europea ya ha advertido que no va a permitir que países como España, Italia, Grecia o Francia, no realicen ningún esfuerzo en aras de una simplificación y mayor transferencia de la normativa que regula la clasificación hotelera, tal y como establece la conocida "Directiva Bolkenstein".
 
En cuanto a la futura Directiva marco que regulará los derechos de los consumidores, tal y como expliqué en mi último artículo, el texto aprobado en la Comisión de Mercado Interior y Protección al Consumidor del Parlamento Europeo, tendría consecuencias nefastas para nuestro sector ya que acarrearía cambiar el actual sistema de reserva de los hoteles, llenándolo de trabas burocráticas con sus correspondientes costes económicos. A este respecto, me gustaría agradecer la colaboración de los eurodiputados españoles del Grupo Liberal y el Grupo Popular, quienes se comprometieron a votar en contra de las enmiendas propuestas por la citada Comisión y a defender a nuestro sector en la votación del pleno del Parlamento Europeo del pasado 24 de Marzo.
 
Por último, no quiero dejar de mencionar, el Seminario que la Fundación Europea de Hostelería, impulsada por Juan Gaspart, ha celebrado en Barcelona, el pasado 24 de Marzo. El Seminario contó con la participación de representantes de asociaciones de hostelería de 25 países europeos que, conjuntamente con distintos especialistas, analizaron la coyuntura económica actual y cómo nuestra industria puede tener un mejor y más fácil acceso a fórmulas de financiación para poder llevar a cabo sus proyectos.

Por Didac García Carreté, Director de asuntos europeos 
 
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC