inicio
Anteriores medidas relacionadas con la subida de las tasas aeroportuarias o la disminución del IMSERSO parecen indicar la constatación de un incumplimiento cierto de las promesas electorales y una política equivocada en cuanto a las medidas para el mantenimiento del empleo y la creación de riqueza
En los últimos días, están creciendo los rumores y las noticias sobre una supuesta recomendación de la Unión Europea a la subida del IVA en España y a la eliminación de las tarifas reducidas de IVA para determinados productos y servicios, entre los que se encuentra la hostelería.
 
La CEHAT manifiesta que las tarifas de IVA reducido son un instrumento esencial para la sostenibilidad del turismo en España e imponer tarifas estándar para los hoteles provocará un importante incremento de precio y por consiguiente un desastrosa caída de la llegada de turistas. Nuestra economía no se puede permitir este tipo de riesgo cierto, en particular cuando actualmente España está perdiendo en términos de competitividad internacional a la que se suma la dramática caída en el consumo de los españoles.
 
Asimismo, es del todo inexacto y falso que existe un mandato para acabar con las tarifas reducidas para la hostelería. Si esto se produce, no será por un mandato comunitario, sino por una decisión del Gobierno Español, que irá en contra del primer sector económico de nuestro País. Anteriores medidas relacionadas con la subida de las tasas aeroportuarias o la disminución del IMSERSO parecen indicar la constatación de un incumplimiento cierto de las promesas electorales y una política equivocada en cuanto a las medidas para el mantenimiento del empleo y la creación de riqueza. El sector turístico emplea a más de 2 millones y medio de personas y representa más del 10% PIB .Más de 92% de las empresas que lo forman ocupan a menos de 10 personas con unos ratios de más del 70% de empleados fijos. Asimismo más del 40% del empleo son personas sin cualificación, por lo que el sector juega un importante papel en cuanto a su inserción social. El sector genera además mucho empleo indirecto, en subsectores tales como el comercio, alimentación , construcción , limpieza …..
 
Por qué hay que mantener un IVA reducido en el alojamiento
 
El régimen actual de IVA en Europa, de acuerdo con el anexo 3 de la directiva 2006/112 dice que “los estados miembros tienen la opción de aplicar una tarifa reducida o una tarifa estándar para los servicios de alojamientos” y actualmente 22 de los 27 estados miembros aplican la tarifa reducida y entre ellos 20 aplican una tarifa igual o menos al 10%. Por tanto, los estados miembros, de forma voluntaria han escogido por abrumadora mayoría la opción de sacar a la hostelería de las tarifas standard.
 
El turismo es una de las industrias con mayor crecimiento en Europa y es esencial para un país como España, que sin embargo se enfrenta con una dura competencia con países de fuera de UE (Turquía, Caribe, Marruecos….) y una de las razones de la dificultad de competir en precio es debido a los altos niveles de impuestos. Es por ello por lo que para evitar la perdida de competitividad con terceros países, el turismo y especialmente la provisión de servicios de alojamiento, se permite que estén dentro del espectro de las tarifas de IVA reducido.

Sirva como ejemplo que el 1 de enero de 2008 el gobierno turco, bajó el IVA a los hoteles del 18% al 8%. Esta medida fue el paso principal para cumplir la estrategia del turismo turco cuyo objetivo es situarse entre el top 5 de países de mundo en el año 2023, y desde entonces Turquía ha subido 11 posiciones en términos de llegadas de turistas.
 
EL IVA HOTELERO EN EUROPA
 
La subida de precios debido al incremento del IVA , provocará con seguridad una importante reducción de la demanda. En Irlanda, por ejemplo, a principio de los años 80 el IVA hotelero se subió del 10 al 23%. Esto ocasionó un efecto dramático y en los años siguientes se produjo un cierre de más del 10% de los hoteles, por lo que las autoridades decidieron reducirlo al 10% en marzo de 1.985.
 
En Holanda, en 1969 se subió el IVA a los hoteles, lo que permanece en la memoria colectiva como el año desastre para el turismo; la facturación decreció un 4%, los precios se incrementaron un 7% ,y la balanza turística se deterioró un 12% con la perdida de 17.000 empleos en un solo año. Desde entonces se volvió a una de las tasas más bajas de IVA de la Comunidad Europea con un 6% .
 
En Alemania, ejemplo de política fiscal para muchos, el IVA hotelero es del 9 %, habiéndose bajado del 19 % anterior en el año 2010.
 
En Grecia, tras la crisis, el IVA hotelero se ha bajado el 1 de Enero de 2011 del 11% al 6´5 %.
Otros países competidores de España como Italia ( 10 %), Francia (7%), Portugal (6%), Turquía (8%) ( o Malta (7%) mantienen unos tipos de IVA muy bajos para promocionar su sector turístico.
 
La directiva de IVA mencionaba que las tarifas reducidas de IVA reducen el incentivo para que las empresas permanezcan en la economía sumergida. Existen diversos estudios que demuestran que los altos impuestos incrementan la mano de obra ilegal en más de un 55%, por lo que la Comisión Europea en una comunicación del año 2007, decía que la extensión de tarifas reducidas de IVA a los servicios proporcionados localmente (hoteles, restaurantes ..) están permitiendo la disminución de la economía sumergida en cuanto a su contribución al PIB.

La propia Comisión Europea en sus Comunicaciones Oficiales alienta a los países que se mantenga el IVA reducido para la hostelería para poder incrementar la competitividad de la industria turística europea y crear más y mejores trabajos que permitan el mantenimiento de las economías de los países miembros” . Una subida del IVA para la hostelería conseguirá seguro los efectos opuestos.
 
Exportación de productos
 
El turismo contribuye de manera fundamental al mantenimiento de la balanza comercial y se considera por tanto un servicio exportador. Sin embargo al contrario que otros productos de exportación la venta a los visitantes extranjeros se consume en el lugar, por lo que la industria turística no se puede beneficiar de las normales ventajas fiscales a la exportación
 
En Conclusión, CEHAT manifiesta su más rotunda oposición a la subida del IVA para el Turismo, pues las consecuencias a corto plazo serán desastrosas en cuanto a la rentabilidad de las empresas, el mantenimiento del empleo y la caída en la competitividad de nuestro sector. El Gobierno Español debe ser sensible a no tomar medidas que perjudiquen uno de los pocos sectores que son capaces de tirar del resto de las actividades económicas, con medidas cortoplacistas y de fácil aplicación que provoquen unas consecuencias dramáticas a tantas zonas de España que necesitan el turismo como soporte a su sostenibilidad económica y Social.
| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC