inicio
El pasado mes de noviembre, la CNMC decidió realizar una Consulta Pública sobre los modelos de prestación de servicios y la economía colaborativa. Desde CEHAT decidimos participar en dicha consulta ya que consideramos que es vital que nuestra Confederación haga las alegaciones pertinentes acerca de estos “nuevos modelos” de sharing economy.

La consulta tiene varias fases y, el pasado 13 de enero, fueron presentadas las alegaciones correspondientes al documento número 2 emitido por la CNMC cuyas preguntas eran las siguientes: 

1.       ¿Está de acuerdo con la descripción y caracterización de los nuevos modelos de prestación de servicios y de la economía colaborativa? ¿Puede dar alguna característica adicional?

En líneas generales, la CNMC realiza una descripción poco detallada de los nuevos modelos de prestación de servicios y de economía colaborativa, centrándose, principalmente, en la importancia que ha tenido el desarrollo de las nuevas tecnologías y de Internet en su nacimiento. Más allá de que esto supone una obviedad ya que, precisamente, esa revolución de las tecnologías de la información ha permitido la creación de nuevos modelos, nuestra respuesta ha ido encaminada en sentar las bases de las diferencias entre alojamientos turísticos y viviendas de uso turístico. En el documento número 2 de los emitidos por la CNMC, se hace una constante mención a los alojamientos turísticos, sin hacer diferenciación entre estos y las viviendas de uso turístico. Debemos tener presente que, mientras que son establecimientos de alojamiento turístico los locales y las instalaciones abiertos al público donde, de forma habitual y con carácter profesional, las personas titulares ofrecen a las personas usuarias, mediante precio, alojamiento temporal en las unidades de alojamiento, así como otros servicios turísticos de acuerdo con las condiciones establecidas en esta norma. Los establecimientos de alojamiento turístico no se pueden constituir en viviendas, con la única excepción de los establecimientos de turismo rural. Los establecimientos de alojamiento turístico no se pueden convertir en residencia principal ni secundaria de las personas usuarias turísticas, en ningún caso. Sin embargo, tienen la consideración de viviendas de uso turístico aquellos pisos, apartamentos o casas que, amueblados y equipados en condiciones de uso inmediato, son comercializados y promocionados en canales de oferta turística, para ser cedidos en su totalidad, por su propietario a terceros, con fines de alojamiento turístico y a cambio de un precio.

 2.       ¿Está de acuerdo con los efectos apuntados de los nuevos modelos sobre el mercado en general, y sobre los dos sectores en particular? ¿Qué otros efectos podrían darse?

Los efectos que comenta la CNMC en su documento, para el sector de alojamientos turísticos han sido: mayor flexibilidad y variedad en la oferta, posible reducción del precio de los establecimientos turísticos tradicionales, externalidades positivas en otros sectores y posibles externalidades negativas a los vecinos del “apartamento turístico”. Pues bien, desde CEHAT hemos intentado transmitir, que el primer problema que se plantea ahora mismo es el de la alegalidad. Asimismo, se ha puesto de manifiesto la discriminación existente entre el sector tradicional y estos nuevos modelos de la economía colaborativa. Hemos realizado un desglose de los pasos que deben seguirse para abrir un establecimiento. De esta forma, CEHAT ha querido mostrar que las únicas externalidades negativas no son las molestias a ruidos a los vecinos de una vivienda de uso turístico, sino también aquellas que implican el exceso de trámites a seguir para abrir un establecimiento.

En el caso de que se vayan sucediendo noticias sobre este tema, las iremos comunicando.

| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC